Funcionamiento de las piscinas comunitarias

Sin comentarios junio 19, 2018

Las piscinas comunitarias tienen un funcionamiento que afecta a todos los residentes en un inmueble que estén afectados por la Ley de Propiedad Horizontal. En este artículo, explicamos cuáles son los aspectos más importantes que hay que tener en cuenta.

Administrador de fincas: piscinas de comunidad

Una vez que la piscina está construida, uno de los acuerdos más importantes es si funcionará regularmente o no lo hará. Este aspecto es especialmente sensible y ha de dirimirse en junta de propietarios porque, de ser afirmativo, repercutirá en las cuotas que se tendrán que abonar. Normalmente, ese es el punto más polémico que hay y tanto la apertura como el cierre tienen que contar con la aprobación en junta por mayoría reforzada de tres quintos.

Otro aspecto igualmente destacable, una vez que se ha decidido que la piscina funcione, es a quién se le va a encargar el mantenimiento. A veces, puede no coincidir con el mantenimiento de otras zonas del edificio y, en caso de que fuese así, también se tendría que aprobar en junta.

Responsabilidades legales

Hay que tener en cuenta que las responsabilidades legales cuando se tiene una piscina comunitaria no se limitan a la salubridad, sino que la legislación exige que haya un socorrista titulado durante la temporada de baños. Evidentemente, este es un gasto que habrá que añadir en su momento.

Otro elemento a considerar es que, para cualquier eventualidad que se dé derivada del uso de las piscinas comunitarias, la comunidad debería tener su seguro de Responsabilidad Civil al día para evitar problemas.

Conclusión

Un administrador de fincas es un profesional especializado que, además de custodiar los libros de actas y la documentación de la comunidad, informa a los propietarios de sus obligaciones legales y les asesora. En Acove Gestión nos encargamos de estos trámites para que no haya ningún problema si se abren las piscinas comunitarias.

 


Sin comentarios