Problemas más comunes al elegir al administrador de fincas

Sin comentarios marzo 16, 2020

En nuestros días, dada la cada vez más compleja ordenación legal de la vida en las comunidades de propietarios, contar con los servicios de un administrador de fincas es una cuestión fundamental. De lo contrario, cumplir con todas las obligaciones legalmente impuestas y solventar los más cotidianos y básicos problemas de la convivencia sería prácticamente imposible. Ahora bien, a la hora de elegir el profesional con el que trabajar a menudo surgen problemas como los que a continuación se expondrán. 

Errores de información

administración de fincas burgos

Es muy complicado conocer de antemano cuáles son las características de cada profesional de la administración de fincas que presta sus servicios en el mercado. Y ello a pesar de que se trata de profesionales cada vez más formados.

En este sentido, son muchos los casos en los que el profesional es designado gracias a la aportación de referencias previas, o al boca-oreja. Otra forma de salir al paso de los errores de este género puede ser la de atender a los contenidos de los blog o las páginas web de los candidatos para, de esta manera, conocer con antelación cuál es la profundidad de los conocimientos en la materia.

Diversidad de precios

La actual regulación de los arrendamientos de servicios no impone un baremo de precios de necesaria aplicación en el ámbito de la administración de fincas. Por tanto, cada uno de los profesionales puede presupuestar o tasar su trabajo de un modo propio y distinto. De este modo, los demandantes de tales servicios se encuentran con precios dentro de un amplísimo rango de posibilidades; lo que conduce a una mayor confusión a la hora de elegir al profesional de la administración de fincas que, por las consecuencias que de ello derivan, debería ser seleccionado únicamente en base a su calidad.

Complejidad del catálogo de tareas y funciones del administrador

Otro de los principales problemas que surgen cuando de elegir un administrador de fincas se trata, radica en el desconocimiento acerca de las labores desarrolladas por estos; desconocimiento que, al menos en buena parte, trae causa de la complejidad inherente a aquellos. Es decir, como las funciones a las que se orienta el administrador son difícilmente descifrables por el público en general, la selección del mismo se ve dificultada.

Dificultad a la hora de alcanzar consenso

El administrador de fincas es un profesional escogido por las comunidades de propietarios según unas normas preestablecidas que recogen la necesidad de quorum a tal efecto. Pero acontece que, en muchas ocasiones, el desenvolvimiento de la vida en las comunidades es difícil y acoge múltiples intereses contrapuestos. Ello no hará sino anteponer un lastre de calado a la decisión que debe ser tomada.

Como hemos visto, son muchos y muy variados los problemas más comunes al elegir al administrador de fincas adecuado. Esta decisión es crucial y debe ser tomada con prudencia.


Sin comentarios